Skip to content
Tags

8N. Nota 1

10/11/2012

       Es insostenible la pretensión  de reducir el 8N a una parte de sus componentes sociales o políticos. En cuanto a sus componentes sociales diría que aún cuando predominaban sectores medios altos y medios también, muchísimo menos, pero había, trabajadores de clase media baja. Y jóvenes de varias layas. Muy parecidos a una parte de los que en 2008 se acercaron al kirchnerismo y le dieron densidad virtual, predicamento y autoconfianza concretos en votos. Y es necesario discutir esas dos reducciones y su asociación para entender que tipo de desafío supone el cacerolazo del Jueves pasado para el “proyecto/gobierno”.    

        En cuanto a sus componentes políticos no me parece que sea productivo para entender y para obrar adjudicarle al 8N heterogeneidad, confusión y desconocerle de diversas maneras la entidad de sujeto político que adquiere en el curso del tiempo (de cuestionarle su no espontaneidad ni hablar). Confuso es cualquier movimiento masivo y también es heterogéneo en una mirada externa y superficial (miremos el kirchnerismo desde fuera sino: Hebe, Boudou, Caló, Recalde, Yaski, D´Elia, El Cuervo Larroque, Capitanich y los Putos Peronistas). Que no tengan proyecto político, que la oposición no tenga candidatura/s para encarrilarlos no quiere decir que en ese colectivo no haya cierta capacidad de orientarse estratégicamente en la escena. El hecho, por ejemplo de que en sus cabezas, individuales, y en ciertas discusiones entre ellos, hayan negociado la relación simbólica y práctica de la protesta con Clarín, al que identifican alternativamente como aliado táctico o estratégico, muestra que a pesar de todas las caritas de revolución de terciopelo que sus fogoneros se quieran fotoshopear, practican un cinismo maduro  (http://revolucion-tinta-limon.blogspot.com.ar/)   Saben y juegan su capacidad de daño y diría que en ciertas jugadas, aplicando ese carácter, se unifican mas ampliamente que en su programa económico: si son ingenuos en creer que le pondrán después los puntos a Clarín (como me dijo uno de ellos en una conversación) no son poco eficaces en lograr que sus acciones condicionen el como del 7 D ni en el cálculo que ha guiado ese resultado (que les importa muy poco el 7D si el gobierno es otro Magnetto, y saben su peso en la coyuntura).

        Por esa composición y por su carácter de sujeto  político emergente es que constituyen una realidad no menor en el análisis ni en las intervenciones públicas (si logro hacerme entender en lo primero lo segundo esta clarísimo). Que hubiera gente de los sectores medios con estas propensiones políticas no es un desafío para el kirchnerismo?. Algunos de los que estaban ahí o votaron a Cristina en 2011 o comparten el nicho sociodemográfico que los define con los votantes de Cristina en esa elección.  Y más allá de eso:  hay un público, un electorado,  una corriente social que se expresa con la misma variabilidad en las cabeceras del primer cordón tanto como en Mataderos, o Parque Patricios. Sus variaciones muchas veces influyen en las derrotas del peronismo en la provincia de Buenos Aires (como en 1983, 1997, 1999). Las expectativas sobre su variaciones son parte del cálculo de los dirigentes peronistas para resolver donde poner sus fichas en las próximas elecciones, sobre todo entre los acostados de toda y cualquier interna. Si todo esto, hace que sea importante considerar sus variaciones mucho más lo es el hecho de que esas dinámicas, cuando se conectan con otras convergentes de los sectores populares, erosionan las supuestamente inconmovibles bases del electorado kirchnerista.  Es innegable que  parte de los sectores sociales que le dieron o le pueden dar parte de su extensión al cacerolazo tienen peso electoral y político específico en cuestiones que no le son ni ajenas ni poco importantes al gobierno. Claro que son móviles, que pueden “volver”, como ya fueron y volvieron varias veces. El problema es que autointoxicados con la idea de que como hubo una recuperación la habrá o apelando a  la argentina profunda, al pueblo que no se equivoca y al carácter casquivano de las clases medias como excepción que justifica la regla, insistimos demasiado en las políticas agrandan las brechas como en desconocer la diferencia entre esta situación y la de 2008 en vez de incidir en esa heterogeneidad  aislando, conteniendo y conduciendo.

Más aún: polarizando con y dejando que se comuniquen y permuten las demandas parciales de esa heterogeneidad empujamos el proceso por el cual, del otro lado, por la misma dinámica que Laclau explica el Peronismo, se forma a nuestras espaldas el “populismo de la libertad” (la expresión que le da carácter sublime a los agravios concretos que afligen a los 8N). Y no me vengan, como me han venido, con que ellos piden lo material y nosotros lo espiritual, que ellos son individualistas y nosotros solidarios, por favor!. Ni es tan verdad ni alcanza para entender la situación y nuestros errores de comprensión.     

Anuncios

From → 8N

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: