Skip to content

El populismo de la libertad

12/11/2012

La figura Ernesto Laclau alcanza un pico de reconocimiento negativo entre los opositores (siendo el intelectual K. que los muchos periodistas opositores aman odiar), justo en el momento en que sus ideas ayudarían a la oposición a entender su situación. Así quise sugerirlo en el primer post de este blog (y así lo explícito, aclarándome mis ideas, Esperanza Casullo por twiter). A nombre de la libertad los opositores tributan y acreditan vocaciones muy diversas, pero capaces de hacerse eco entre sí, de permutarse y de agrandarse. A esta “marcha de la libertad” se suman, y en ella se “purifican”, los que creen que no pueden viajar al exterior y los que creen que bancan el país con sus impuestos.Esa lógica de desplazamientos, sublimaciones y equivalencias combinada con el antagonismo antikirchnerista (en un nivel superior), es, justamente la de la formación del populismo según Laclau.
El populismo de la libertad de la oposición gana consistencia, articulación aunque no sabemos si avanza en extensión ni cuanto. Dejenme agregar algo más: el acicate de esta irritación que intenta politizarse es la inflación.La inflación, no importa cual sea su número, afecta dramáticamente la sensibilidad de muchos de los que fueron a esa marcha. No es para reírse. La clase media cifra su satisfacción en la posibilidad de ascender y hacer ascender a sus hijos. El piso que fijó el Kirchnerismo para ese sueño en sus primeros años, parece estar bajando por que la estructura casi invariable del consumo de una parte de la clase media sube más (o al menos más rápido) que los ajustes salariales (en esta estructura la salud y la educación son claves). Y al mismo tiempo se cae el techo que el Kirchnerismo aseguraba, cuando el mercado de empleo se resiente, cuando el mercado inmobiliario se pone cada vez menos posible (más allá de que este sea, en parte, un fenómeno que excede el control del gobierno y que asumir un nuevos costo para el sueño patrimonialista de la clase media es un “garrón” que, casi inmerecidamente, se tiene que comer el gobierno de turno).
En fin todo esto como condensación de algunos aspectos de la coyuntura. Pero para no abundar con mi complicada escritura el siguiente post de dos analistas bastante claros. Julio Burdman (el primer tipo que vio como el grupo A erosionaba el capital que la oposición había acumulado en 2009) comentado por Ezequiel Meler. Creo que hay mucha tela para cortar en sus anticipaciones, aunque no necesariamente uno este de acuerdo con ellos.

Anuncios

From → 8N

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: