Skip to content

Nosotros y Cadorna (Notas del 18A editadas y aumentadas)

20/04/2013

“Gramsci llamaba `cadornismo político´ a la visión mística, extremista y economicista de la huelga general porque se atiene, verosímilmente, a la estimación popular de la estrategia de Cadorna como una irresponsable expectativa, a la vez eufórica e inerme, de la autodestrucción (batalla de Caporetto)”-ver www.gramsci.org

Me prometí ampliar y elaborar las notas que escribí el 18 a la noche en facebook. Aquí el resultado (dejo el post anterior para que se vea en que cambió y en que no mi análisis).

Defender las posiciones del gobierno, ser solidario con las fuerzas políticas que lo apoyan e ir a un cacerolazo es una experiencia formadora: escuchar “se va a acabar la dictadura de los K”, callarse la boca, hacer de tripas corazón “y pensar, y pensar y pensar que es lo que pasa conmigo” es algo que templa el alma y el análisis.

Hay, además,  otro angulo que debe ser considerado. Esta ocurriendo que en las filas Kirchneristas comienza manifestarse un incomodo reflejo Cadornista para operar desde el estado con propuestas (a diferencia del cadornismo político que operaba con huelgas). Todo se ve ahora como si hubiese sido un plan perfecto el voto no positivo de Cobos y no un accidente que, por razones que todavía hay que discutir, se vincula a la victoria de 2011. Desde este punto de vista parece que lanzar batallas asimétricas en contra, sin darle tiempo a la agregación, como si fuera todo un tramite, fuese la garantía de inexorables triunfos agónicos, en tiempo suplementario, como nos gusta a los hinchas de Boca. Pero si provocamos conflictos desde una posición “revolucionaria”, cuando vienen las repercusiones callejeras pretendemos, como si fuesemos radicales, que todo se resuelva en el congreso. Y si alguien osa decir que la realidad no nos va a acompañar, se reacciona como el General Cadorna, que acusaba a la realidad o la flojera de la tropa de lo que dependía del mal planteamiento de la batalla resuelto, a último momento, con arengas igneas. Justamente parte del Cadornismo se debe a que como la realidad niega los prejucios sobre la base de los que se planea, se niegan los datos de la realidad, como si admitirlos fuese haber caido en las redes de acción psicológica “del enemigo”. Es probable que nuestra lunfarda apelación a “Cadorna”, como intancia imposible e ineficiente,  derive de la experiencia de haber sufrido la obsecación de los mandos.

Mis notas reelaboradas del 18A se dirigen fundamentalmente a los espíritus Cadornistas apelando a la necesidad de salvar fuerzas y objetivos aceptando la realidad que no aceptamos por temor a sacar las consecuencias.

A mi me dio la impresion de que la manifestación venia pinchada. De las redes no me llegaba tanto. Los filtros de la red nos hacen navegar solo entre afines. Lo único que podriamos hacer para evitarlo es ponerle me gusta a la opinión diferente, sólo para poder saber en que está el otro (esos otros también son, sino patria, parte del proceso político). Así en las redes como en la vida real?. Creo que si.

De esa situación de aislamientos recíprocos (entre otras raices) surge una tendencia a minimizar y negar los hechos que aprovecha cualquier resquicio de la realidad para no asumir que personas más, personas menos el 18A tuvo una convocatoria gigantesca. Estando en la calle me fue imposible calcular si era mayor o menor que el 8N, pero es imposible no asumir que es muchisima, muchísima gente. Seguramente entre las 10 más importantes de los últimos 20 años (tal vez me quedo corto y se muy bien que ya use ese parámetro para evaluar la participación en el 8N).

La composición me apareció semejante a la del 8N. Clase media, cuadrante norte, pero no sólo eso: núcleos de gente de calese media de la zona sur y del GBA. Incluso algunas agrupaciones vecinales y o culturales y hasta una mínima proporción de gente de un origen evidentemente más humilde. A diferencia del 8 N creo que había menos adolescentes. Me explique esto porque al día siguiente había clases, pero un comentario que hacía de este elemento equívoco, toda la discusión, me recordó que la explicación no servía. El 9 N había clases y entonces entendí algo más: la contumacia de los negadores es irreductible. Y si bien yo vi menos cartel creo que había más organización invisible o, al menos, algo de rutina incorporada por la propia repetición de la práctica. Otro dato importante, para mi, el más importante, es la actitud de la gente que parecía mas paciente. No esperaban nada inmediato. Si se preguntan o escuchan las motivaciones declaradas ante los medios se nota que la agenda mas reciente, muy dictada por los medios, domina: la gente emite como si fuese de la propia cosecha lo que dijo algun periodista y los periodistas ponderan, seleccionan, subrayan y escrituran a su favor lo que levantan de los mensajes en las radios (a todo esto es impresionante escuchar como se las arregla la gente de todos los bandos para decir, actuar y redondear en segundos). Sospecho que los temas por los que se asiste podrían ser otros. En el fondo es una multitud que esta y estará en contra del gobierno haga lo que haga. Pero eso no quiere decir que las acciones del gobierno no puedan agigantar su caudal o acotar las empatías que suscita. Y esta vez están balbuceando una cosa diferente en una dinámica política que supera la del 8N, pero la capitaliza: “queremos una alternativa política” es un mensaje que les ha sido planteado por los medios, y les sirve para darse un horizonte de futuro allí donde ellos se imaginaban que no había uno posible para ellos. El proceso del 18A puso a la masa del 8N en la búsqueda de una esperanza y más alla de la cantidad de asistentes ese espacio vive un cambio cualitativo.

Hay aprendizaje en ese colectivo y esa es mi mayor diferencia con las interpretaciones que plantean los que creen que para defender el proceso político es necesario destituir de consistencia moral, ontológica y estética a los adversarios (por favor basta de fotos de señoras bronceadas para  describir y adversar políticamente al cacerolazo!). El aprendizaje de los caceroleros consiste justamente en la paciencia. No estan esperando que caiga el gobierno mañana. Adquirieron la perversidad y la perseverancia del que sabe que la vaca se come de a bifes. No niego que habia gente exaltada gritando barbaridades. Pero menos aún que el 8N y menos, todavía, que en las manifestaciones anteriores. La gente se contiene y se aviene a la mejor performace civica posible. Los que quieran jugar el jueguito del amor vence al odio, van a estar desorientados. A hacer política se aprende. Y que yo sepa nadie es refractario 1000 x 1000 y esa capacidad es independiente de las opciones políticas. Se puede ser sucio, feo y malo. Se puede ser limpio, lindo y bueno. Vivos somos todos. Es más: no somos tan lúcidos si nos negamos a entender que en política es cuestión de procesos, de antecedencias y de perspectivas futuras y no de puro presente. Darían ternura, sino fuera por que dan bronca, porque nublan nuestra capcidad de previsión, las cachacientas burlas que se hacían hace menos de un año a los primeros cacerolazos vacíos, las falsas seguridades con que se decía y se dice: están todos mezclados, no tienen política, no saben lo que quieren, etc.

Todos nos autoconvencemos de que nuestras ingestas más innobles podrán saber a salmón y todos creemos poder controlar las cosecuencias de esa ingesta y, además,  a veces sale, a veces no. Todos hacemos y se nos imponen a nuestras espaldas las condiciones de la acción. Los caceroleros, y los medios, muy preocupados por tener representación política ganadora parecen haber decidido que aunque no les guste necesitan escoger dentro de un conjunto que incluye Macri, Carrió, Solanas, Amadeo, Bullrich, Sanz (Scioli?). Serán pragmáticos y muchos de ellos sentiran que la conveniencia y los ideales se conjugan en un Macriles que, como el De la Rua de los que votamos a la Alianza, podrá ir adquiriendo, en campaña, nuevas y excitantes propiedades: estratega económico, reconciliador de la nación etc (que el “aprendizaje” no es “progreso” lo muestra que quienes no terminaron de entender a Alfonsín y su época, demonizándolo, pudieron votar muy alegremente a De la Rua). Entre la ingenuidad creyente, el pragmatismo político y el pseudocinismo de tomar distancia de lo que en definitiva se abrazará, la masa de caceroleros irá adoptando su candidato. Eso que hacemos todos no dignifica las apuestas de nadie, pero en todo caso nos ayuda a entender las “contradicciones” que tan sagazmente detectamos en el ojo ajeno. Si el aprendizaje es parte del proceso de emergencia de un sujeto político no diría que no hay conducción. Nada de esto ocurre sin marcos en los que, desde adentro, desde los medios y desde promontorios por ahora no muy elevados,  falte un mensaje profético. Los negadores se quedan estancados en que “los caceroludos no tienen” (no tenían) y en un argumento sorprendente: porque no tienen no van a tener “representación política”. Las parejas, por ejemplo, serían imposibles en esa lógica: como vamos a estar juntos si antes no estábamos juntos?. Sino fuera porque ese razonamiento perjudica nuestras causas podríamos detenernos en lo patético de ver a gente tan engolada, tan en piloto automático, tan autoconvencida, tan en contra de la lógica, que da miedo.

La conducción de ese proceso es policéntrica y todavía se pelean a ver quien conduce más. Magnetto es el mas inteligente. Más se pudre mas recupera espacio para volver a ser el zar. Pero creo que el Macrismo empieza a ver que entre sus propios gestos, el aprendizaje de la gente, y el cinismo de todos, se puede ganar un lugar que ni Lilita, ni Binner, ni Tumini (¡?), ni Moyano, pueden ganar. Poco a poco va a apareciendo una conducción más definida, poco a poco se va dando un encarrilamiento y, gradualmente, la masa confluirá en un movimiento. Los medios dictan catedra, “opositores unánse”, creando terror para las terceras posiciones y todo eso lleva a una gran confluencia Macri/Cacerolera que sería, para sus fogoneros, algo como la convergencia Piñeyra/Lavin/Democracia Cristiana. Los negadores tienen una teoría: si uno afirma que este es un problema serio para el gobierno afirman que el problema es que uno se sobreexpuso al nicho de la “contra”. Yo creo que no se dan cuenta que el núcleo del gobierno tensiona hasta con los mas leales. Si eso es así entre el “Comité Central” y el “congreso del kirchnerismo” imaginense que será en la amplia clase media que un día si tres días no. No da para esa forma de autasatisfacción: tampoco para la otra a la que es muy afecto el negadorismo militante: jauretchearla. Y si bien todo esto es capitalino y de clase media contra clase media, crea clima para polarizar en contra (y hay que contar que en una eleción del 54 contra el 46 y mas nadie, cada punto que nostros perdemos son dos que se descuentan, o sea que tampoco tenemos para rifar). Todo esto además afecta las decisiones del universo PJ y  toma a parte de los votantes del GBA aunque se empeñen en negarlo. En fin el punto es que este es un hito, un paso en la constitución de una oposición que se puede llevar puesta al gobierno (si la economía no ayuda). Ahi serán partidarios del relevo traumático (al que no dejan de ponerle fichas) o ganar las elecciones, incluso la próxima parlamentaria. Confluyen, de a poco, la calle (esa calle) y un criterio político. Los que decían vos fumá hace unos meses están equivocados.

Anuncios

From → Uncategorized

18 comentarios
  1. Muy buen análisis. Leyéndote recordaba eso de que “Cuando se generan condiciones para que surja una oposición, ésta se configura en tiempo récord”. Un abrazo

  2. Héctor permalink

    Pequeños comentarios de una primera lectura, excelente reflexión de Gerardo, muy relacionado con el tema de la tensión permanente intraK, mucho más aún con el exterior.
    Creo que la batalla constante del Gobierno contra enemigos reales o creados a veces cansa, pero y aumentando algo parte de lo decís acotaría repitiendo a Carville “es la economía estúpido”, como creo que las bases organizativas, ni hablar de las políticas, del 18A son endebles, creo que más allá de la importancia de hacer un buen diagnóstico, se desinflaría de mejorar la situación económica general. Abrazo

    • SI, pero estamos pasando a una economia que siendo positiva, crece un poco menos. Entoces la mejora tiene que ser también política. Y ahí tenemos el oro tema: la oposición puede articualr rapidamente un Macriles. Peor, mi miedo mayor no es ese sino la expectativa de relevo trumático ala que siempre jugaron los sectores más recalcitrantemente anti-gobierno. Sangran por las heridas.

  3. Martina permalink

    Me parece bien interesante la idea del Macriles que debe haber crecido entre el resultado de Venezuela y la grandísima convocatoria del 18.

    Además de es la economía, agregaría “es la construcción política estupido”… y eso me parece, es lo que ha costado desde un principio y sigue costando en este interesante proceso. Proceso que desde mi óptica tiene bastante que ver con una suerte de azar histórico considerando como ganó Kirchner en 2003, lo que pasó en 2008 con resultado electoral incluido, emoción violenta,muerte y resurrección 2010, 2011 y así con un segmento de “gente” que va de un lado a otro según sea la economía, algunos aciertos de aquí, alguna mentira demasiado excedida del magnetismo, etc. etc.

    Escuchando a la señora que limpia en mi casa llamar subsidio a la AUH y según sople el aires de Cadena 3 (“que solo escucho por la música que pasan”) estar más o menos lejos de Cristina (aunque frente a la patrona K sobreactua su adhesión) me preocupa observar a los que se emocionan frente al anotador de la batalla cultural… No termino de entender el sentido de blandir tanto el vamos por todo desde el núcleo militante cuando aun no podemos aprobar una reforma financiera tibiona que remplace la de la dictadura o mejorar la calidad del transporte público. Si me parece que se vienen con todo. Como decís querido Pablo, se nota que aprenden. Y me preocupa. Aunque sé que en el hipotético escenario de “derrota” perdería más la señora que limpia mi casa que yo que seguiría más menos sufriendo más moral que materialmente y saliendo a la calle cuando corresponda.

    • Si Martina. De acuerdo en que el tema perspectiva política es clave. Todo sucede como si rigiera la vieja consigna radical: aguante pueblo que estamos luchando. Me parece que los procesos de confrontación que se proponen les falta apertura y tiempo.

  4. Martina permalink

    digo “a costado”…

  5. Es buena la nota, hay que seguir pensando. Nadie sabe bien cómo funciona políticamente esta economía que “crece menos”. Ni ellos ni nosotros. Hay que inventar, imaginar, moverse. Al que lo haga mejor, le irá mejor.
    Un abrazo

    • Gracias!. Así es Nicolás: el marco más amplio de lo que esta sucediendo, el tema mas importante de resolver, y quizás lo mas determiante es lo que decis: la desaceleración del crecimiento. Y ahi creo que la inflación y el tema del mercado inmobiliario (como desembocadura del horizonte patrimonialista de las clasese medias y como alternativa de ahorro) son fuentes de frustración que no llegamos a contener. Mil gracias por comentar aquí.

  6. Mabel permalink

    Muy bueno ponerle onda al análisis 18A es cierto q hay q aprender pero se hace díficil –
    Mejor q caceroleen a q golpeen los cuarteles
    Mejor q caceroleen a q hagan corridas bancarias
    Mejor q caceroleen a q hagan justciia por mano propia
    Mejor q caceroleen y se ejerciten en los mecanismos constitucionales de manifestar disconformidad
    Pero les falta mucha democracia Son muchos pero no alcanza c gritar hay q proponer alternativa.
    Por ahora es sólo caos .
    El cadornismo puede ser peligroso en manos de Moyano pero en manos de caceroleros es nada mas q catarsis y mediática encima .,Gritan salen en los medios Ya esta Terminó la función Espectáculo manejado por Lanata y por el poder hegemónico q tiene detras
    Nada más .
    Vine por recomendacion de Arnaldo Bocco Lo lee o escucha usted .?
    (hoy hizo un gran resumen en El vermucito de radio cooperativa )No hay indicadores reales de q esto este funcionando mal económicamente hablando y sin embargo gritan
    No hay libertad pero gritan
    No hay justicia ero Pedraza esta preso y hay democratizacion pero no la debaten
    Duro de entender eso

    Pudo ver usted lo q grabó Niqueco ?Niqueco entrevistó a varios (sin estimagtizarlos )y la mayoría se contradicen en si mismo Es díficil aprender de eso
    Produce pavura escuchar a Carrió Da pena ver a Binner y Bullrich

    De todas maneras muchos les ponemos onda El gobierno tambien ,al menos eso dicen Scioli y Macri q son gobierno (,aunq los reclamos son sólo para CFK)Nadie ls reclama a sus propios legisladores ni a los intendentes ni a sus concejales Vot an y gritan y creen q eso es todo .
    De todas maneras ….seguiremos intentando no tenga dudas ,para eso somos milirtantes aunq no seamos orgánicos El 54% q banacamos este proyecto estamos convencidos

    • Hola Mabel, gracias por los comentarios!. Algunas respuestas a tantas preguntas (todas interesantes): lo escuche a Bocco y no se economía,pero le creo y tiendo a seguir sus análisis. Ahora bien: que el proceso económico este llevado por el gobiernos de una manera que nosotros creemos es casi inmejorable (Bocco dice que al gobierno le falta dar alterntaivas de ahorro y yo coincido), no quiere decir que todos esten igualmente satisfechos. Hay gente cuyos intereses el gobierno afecta (y yo comparto esa elección del gobierno de afectar esos intereses). No podemos pedirles que compartan ni nuestra alegria ni nuestro punto de vista. Hay gente que viene de décadas de pobreza y quiere más. Por mas que fuera verdad que “mas no podemos hacer por ellos”, ellos tienen derecho a pensar que otros podrían hacerlo mejor y que no necesitan explicaciones sino soluciones (por ejemplo, transporte). Además: la economia va bien en el contexto mundial, pero bajó el ritmo de crecimiento y eso resiente el ritmo de las mejoras (e incluso trae desmejoras sectoriales). El malhumor se nutre de todo eso y de otras cosas mas: de inflación, por ejemplo. EL gobierno acumula ademas 11 años en el poder y eso desgasta. Supongamos que no hay nada mejor que el kirchnerismo igual pesite el porblema de que no todo el mundo está tan contento y busca alternativas.
      La otra cosa y perdón si no se entendió: yo creo que los cadornistas somos nosotros no ellos. Nosotros somos los que estamos todo el tiempo alentando batallas mal calculadas.
      UNa cosa más: yo no se si es solo catarsis. Eso dicen Asís y algunos compañeros K, pero yo creo que se esta cosntituyendo, de a poco, un movimiento político en que confluyen medios, caceroleros y opositores.

  7. Franco permalink

    Querido Pablo: siempre se te lee con gusto. Interesante tu análisis y, como siempre, una invitación a la reflexión. Al análisis que has trazado, añadiría otros dos puntos que se hallan vinculados a este cada vez mayor hartazgo de algunos sectores de la sociedad (descontento que no presenta contenidos muy desarrollados de fuerte politización, sino de cansancio hacia cierto destrato y determinados comportamientos y praxis del gno (en el 18 A la creciente corrupción y el tema de la justicia). Estos otros dos temas – por supuesto que el tema económico se erige en uno de los más decisivos- que creo deben tenerse en cuenta son: la crisis de representatividad política y ausencia de partidos políticos con referencias programáticas definidas (inclusive el FPV, que moldea su discurso según las circunstancias cambiantes de la coyuntura), que está esbozado en tu nota, y sobre todo la total ausencia de interlocución y de legitimación política, por lo que algunos actores y sectores deciden convocarse ante esta carencia total de intermediación política que, para muchos, sanciona hegemonismos y orientaciones autoritarias. Abrazo

    • No era el punto del artículo pero es un buen debate. No acuerdo en varias cosas, pero creo que las dimensiones que introducis son interesantes para tener en cuenta en un análisis de mayores pretensiones. NO creo que lo de los últimos días haya incrementado el contingente. No minimizo los temas y su impacto político, pero creo que el exito de la movilización radica en las cosas de fondo (hubiera sido igual sin esos temas, pero esos temas tal vez dañen al gobierno mas adelante).Y no se sino son temas no politizables: creo que lo serán y serán parte de la campaña de la alianza opositora. En el nivel de definición programática contemporánea: bajo (esto no es alemania 1972).Las causas de fondo tienen que ver con las que enumeras después (destrato, economia, etc). Yo creo que el gobierno es precipitado por eso pierde oportunidades de convocar e integrar (construir hegemonia en democracia) . Y si bien entiendo que la batalla constante causa desafección no creo que el gobierno sea ni el único ni el primer responsable de la “falta de diálogo”. Al tercer día de gobierno La nación estaba fragoteando con la UCR, el duhaldismo y los embriones de PJ disidente. Y Carrió ya estaba segura de que esto era nazismo. Por otro lado este gobierno, y por eso yo lo apoyo, ha detonado conflictos necesarios. Tal vez haya mejor manera de plantearlos, pero la conducción es la que hay. Tomo muchas cosas como das: efectivamente creo queincidimos en muy pocas variables y tampoco estpy proponiendo construir a 20 años vista. Pero me parece que la diferencia principal, Franco, es que tus parametros de análisis universalizan una experiencia que no tuvo correlatos (la europea de los gloriosos 30 años). Me parece que las herramientas para describir la actualidad deben ser otras por mas que sea descorazonador.

    • Cuando digo que no era el punto es por una cosa y perdón si no se entendió: contra lo que suponen los analistas oficialistas y opositores yo no creo que esrtas movilizaciones sean mera catarsis y creo que van a encontrar carril político. Es lo que creo que va a pasar (me guste o no).

  8. Muy interesante el análisis. Yo no apoyo el gobierno (es decir, no lo voté, y si tuviera que votar ahora, tampoco lo haría) y tampoco fui a la manifestación. Me parece que lecturas como esta son productivas, sobre todo por el ejercicio de entender qué pasa en un espacio discursivo que no es el propio.
    Un comentario concreto. Me parece que es bueno que se haya problematizado el rol de los medios y se haya incorporado la noción básica de discursos mediáticos, su circulación y su efecto sobre la discusión política. No obstante, me parece que hay dos falencias importantes en esa construcción, tanto en sentido general (en los espacios kirchneristas) como en esta entrada:
    1- Asumir uniformidad y “efectos potentes” en todos los casos.
    2- Aplicar esa lectura a los discursos “opositores” y no tanto a los discursos tanto de los medios “oficialistas” como al aparato de comunicación gubernamental (mediatizado).
    Respecto del punto uno, más allá de las nociones obvias y centrales acerca de los efectos de los medios, no está tan claro que los medios tengan *en sí mismos* un poder de persuasión tan alto como para establecer ni un patrón de voto ni articular niveles de acción colectiva tan potentes.
    Respecto del segundo punto, se explica por sí solo. Para mí la formulación no es realidad vs relato ni relato vs realidad, sino relato vs relato. Obviamente con distintos grados de verosimilitud pero siempre con una construcción de sentido.

  9. Pablo, me parece una nota excelente. Me gustaría preguntarte si no opinás que, en algún punto, el kirchnerismo puede “comerse” las conquistas que él mismo, como modelo económico-social, consiguió; esto es, el poder adquisitivo de las clases desfavorecidas, por ejemplo. Los cambios sociales han sido fuertes y creo que tienden a perdurar, pero en lo económico – si el gobierno no recula un poco con la polarización ideológica que lleva a no adoptar algunas medidas que podrían ser beneficiosas en el largo plazo – no me queda tan claro. De hecho, me quedé con ganas de preguntarte en la Feria del Libro cuáles creés que son las reformas kirchneristas que tienden a ser sostenibles en el tiempo independientemente de quién gobierne y cuáles no.

    Esas son mis dos consultas.

    Un abrazo grande,

    Matías Tarillo (estudiante de tercer año de Lic. en Ciencia Política, UdeSA)

    • Hola Matías, antes que nada perdoname.No había chequeado los comentarios. No puedo respnder lo que me preguntas de forma taxativa. Es que tengo exactamente tus mismas dudas. EL camino para hacer estaos cambios ha sido este que es precario, con aspectos de conflicto incendiario y devorador. No se que hubiese pasado por caminos alterntativos. Y la consolidación de los logros depende de como se llegue a producir el relevo, situación que sigue siendo abierta a muchas soluciones posibles. Pero no puedo dejar de reconocer que estamos en este baile y no en otro nos guste o no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: