Skip to content

Elecciones 22/11/2015. Apuntes provisorios.

22/11/2015

Dos viñetas. Una: converso con analistas sociales consumados inteligentes y sensibles que votan a Scioli y me dicen:“la oposición no tiene argumentos: ¿ o acaso lo son la inflación, el INDEC o la cadena y 678”?. Dos: observo que mucha gente vota contra el oficialismo con el placer de ejercer un acto de libertad y transgresión. Las dos imágenes están conectadas.

Allí donde los oficialistas creen que no hay argumentos hay una secuencia sistemática y erosiva de su base electoral: hay inflación y cuando el INDEC la niega o la minimiza el votante siente lo mismo que un paciente frente a un médico que no solo no lo remedia sino que le niega su dolor. En esa misma secuencia la palabra oficial viene cumplir el papel de la sal en la herida: no son explicaciones sino ordenes de aceptar una interpretación.

Conclusión: sino pierde Scioli será casi inexplicable(o explicable por la imposibilidad del PRO de asumirse como un partido de gobierno y haber postado, aunque sea por un momento, a una estudiantina liberal). El FPV pierde con los votos que no podía sino perder que son los votos que, hasta cierto punto, decidió perder en ese encierro que resulta de atarse ferréamente las formas (algo que en su discurso explícito es objeto de sanciones). Pierde con votos que se le dieron vuelta en contra en el ejercicio ritual de esas formas. Mientras sus bases se desagregaban desde 2011 insistió con una interpretación de su triunfo de ese año que acentuaba su aislamiento y relanzaba vengativamente el circuito de acciones políticas que llevaban a más aislamiento. Hasta terminar ahora con una parte de sus militantes ensayando las mas delirantes explicaciones ad-hoc. Y, peor aún, denigrando al votante con caracterizaciones que abundan en las notas de la ingratitud, la incomprensión y el lavado de cerebro. Todo eso le endilgan a un votante que no acepta ordenes de aceptar explicaciones que no comparte y tampoco acepta ofertas de identificación atrasadas, sectarias y excluyentes.

Negando el hecho de que había sido derrotado en 2009 y en 2013, se dedicó a reproducir la que creyó, erróneamente que era la escena originante de sus victorias y es en realidad su perdición: la confrontación mortal en torno de opciones que  plantean un clivaje nítido pero también una partición perdedora de la disputa que lanzan. Dividieron el campo en mitades, pero siempre se plantearon desde la mitad más chica. Cuanto más se insistió en ese mecanismo más se insistió en una representación de la realidad que sólo podía contener a una parte muy estrecha de su electorado: el populismo con cada vez menos pueblo exigía que este se incluyese en una versión de la historia y la sociedad exigente y artificiosa. El kirchnerismo que en sus inicios le había dado lugar a muy diversas formas de imaginación social y política termino refugiándose en el papismo y en un nacionalismo popular revolucionario de historieta que una parte de sus votantes, cada vez peor humorados, no podía aceptar. Contrasta con eso el esfuerzo enorme de incorporación cultural que hizo Cambiemos en una metamorfosis que le dio matices y atractivos a un rostro monocorde y muchas veces capaz de infundir un temor que logró desactivar (esto más allá de cual sea la evaluación acerca de la consecuencia que podrá guardar con esta imagen la política que siga un eventual gobierno de Macri). Continuará…

Anuncios

From → Uncategorized

2 comentarios
  1. Negar la inflación, cuando estaba en pañales, es feo. Pero ésta depende mucho de lo que Keynes llamaba la “estimación común”. Tanto insistieron los medios en decir que la inflación galopaba y el dólar estaba devaluado que contribuyeron a su crecimiento. Lo mismo hicieron con la inseguridad que ahora amortiguaron porque saben que es un demonio que deberán enfrentar y, desde luego que piensan hacerlo en los barrios de emergencia, mientas se codean en sus fiestas con los delincuentes de guante blanco.

    • Si, pero negaron la inflación y peor aún, maltrataron a votantes que planteaban ese tema. Insisto: el FPV perdio menos por la inflación que por la forma en manejo ese tema en el espacio publico, incluido el indec, que no es una cuestión menor, y, en especial, en relación a sus votantes. Y eso es lo que digo acá. No se dieron explicaciones ni debates, ni dialogos, ni tentativas de representar. En lugar de eso ordenes de aceptar explicaciones inaceptables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: