Skip to content

Seminario Facultad Libre Rosario

Foto: Próximo martes 23 "Cumbia, autoayuda y religiosidad popular" por Pablo Semán en la Facultad Libre de Rosario. Dominación, resistencia y autonomía de las clases populares. A las 19hs en 9 de julio 1122. Inscribite a través de alumnos@facultadlibre.org o de lunes a viernes de 10 a 13 y de 15 a 18 hs en nuestra sede. Programa del seminario http://facultadlibre.org/work/cumbia-autoayuda-y-religiosidad-popular-por-pablo-seman/

 

Estimados: para seguir un poco los argumentos del seminario que tendremos la semana que viene les dejo tres links que corresponden a tres textos en los que basaré mis clases.

Hay un link por cada uno de los temas de clase en el orden en que trabajaremos durante las mismas:

Religiosidad Popular

http://seer.ufrgs.br/CienciasSociaiseReligiao/article/view/2169

Literatura masiva

http://biblioteca.clacso.edu.ar/ar/libros/grupos/grim_cult/Seman.pdf

Cumbia

http://www.nuso.org/upload/articulos/3912_1.pdf

 

18A Aprendizajes y confluencias.

Luego las ampliaré, pero como tenia algunas reacciones inmediatas y como las quería compartir recopilé lo que escribí en un caótico post de facebook.

1-Defender las posiciones del gobierno, ser solidario con las fuerzas políticas que lo apoyan e ir a un cacerolazo es una experiencia formadora: escuchar “se va a acabar la dictadura de los K” callarse la boca, hacer de tripas corazón “y pensar, y pensar y pensar que es lo que pasa conmigo” TEMPLA EL ALMA (1).

2-LOS NEGADORES APROVECHARAN CUALQUIER RESQUICIO DE LA REALIDAD PARA NO ASUMIR que personas más, personas menos el 18A tuvo una convocatoria gigantesca. Realmente me es imposible calcular si es mayor o menor que el 8N. Pero si da para entender que es muchisima, muchísima gente. Seguramente entre las 10 más importantes de los últimos 20 años (y me quedo corto).

3) LA COMPOSICIÓN SOCIAL me apareció semejante al del 8N. Clase media, cuadrante norte, pero no sólo eso. A diferencia del 8 N creo que había menos pendejada (se explica por que mañana hay colegio). Alargo este comentario por una observación que me hicieron: la observación es equívoca pues el 9 N había clases. Si pero era el fin de las clases, era verano, era joda. De cualquier forma la observación era puntual: habia menos puberes. No se por que,  pero me lo expliquepor eso. Para un comentarista eso se transformo en el el centro del post. Eso es ser negador!. Y si bien yo vi menos cartel creo que había más organización invisible o, al menos, algo de rutina incorporada. Otro dato importante, para mi, el más importante, es la ACTITUD DE LA GENTE que  parecía mas PACIENTE. No esperaban nada inmediato. Luego lo interpretaremos.

4-CREO QUE HAY APRENDIZAJE EN ESE COLECTIVO y esta es mi mayor diferencia con las interpretaciones que creo que vamos a oir (escribí esto ayer a las 23). Ese aprendizaje consiste justamente, en primer lugar, en la paciencia. No estan esperando que caiga el gobierno mañana. Adquirieron la perversidad y la perseverancia del que sabe que la vaca se come de a bifes. No niego que habia gente exaltada gritando barbaridades. Pero menos aún que el 8N y menos, todavía, que el 22J (o no me acuerdo que mierda). La gente se contiene y se aviene a la mejor performace civica posible. Los que quieran jugar el jueguito del amor vence al odio, van a estar desorientados. A hacer política se aprende. Y que yo sepa nadie es refractario 1000 x 1000 y esa capacidad es independiente de las opciones. Se puede ser sucio, feo y malo. Se puede ser limpio, lindo y bueno. VIVOS SOMOS TODOS.

5-SOMOS TODOS CINICOS. Todos elegimos los sapos que nos comemos, todos creemos poder controlar las cosecuencias de ella ingesta y a veces sale, a veces no. Veo a los caceroleros muy preocupados por tener representación política. Puede que no les guste a todos Macri en el mismo grado. Puede que algunos amen a Lilita. Puede que otros sean audiencia de proyecto sur. Pero los veo a todos muy decididos a a hacer lo q que sea necesario para que Cristina y/o el kirchenrismo no sigan. Ellos creen controlar el efecto de sus sapos, y a algunos la dieta de batracios les encanta. Nosotros también, claro. Eso no dignifica las apuestas de nadie, peor en todo caso nos ayuda a entender las “contradicciones” que tan sagazmente detectamos en el ojo ajeno.

6-SI EL APRENDIZAJE ES PARTE DEL PROCESO DE EMERGENCIA DE UN SUJETO POLÍTICO NO DIRÍA QUE NO HAY CONDUCCIÓN. No quiere decir que esto ocurra sin marcos en los que, desde adentro, desde los medios y desde promontorios por ahora no muy elevados, no haya un mensaje profético. Los negadores se quedan estancados en que “los caceroludos no tienen” (no tenían) y en que por que no tienen no van a tener “representación política”. Sino fuera por que ese razonamiento perjudica nuestras causas me cagaria de risa de ver gente tan engolada, en piloto automático, tan autoconvencida que da miedo.

7-LA CONDUCCIÓN ES POLICÉNTRICA y todavía se pelean a ver quien conduce más. Magnetto es el mas inteligente. Más se pudre mas recupera espacio para volver a ser el zar. Pero creo que el Macrismo empieza a ver que entre sus propios gestos, el aprendizaje de la gente, y el cinismo de todos, se puede ganar un lugar que ni Lilita, ni Binner, ni Tumini (¡?), ni Moyano, pueden ganar. Poco a poco va a apareciendo una conducción, poco a poco se va dando un encarrilamiento, gradualmente la masa confluye en un movimiento. Los medios dictan catedra: opositores unánse. Estan creando terror para las terceras posiciones y todo eso lleva a una gran confluencia cacerolo/macrista.

8-LOS NEGADORES TIENEN UNA TEORÍA: si uno afirma que este es un problema serio para el gobierno afirman que el problema es que uno se sobreexpuso al nicho de ellos. Yo creo que no se dan cuenta que el núcleo del gobierno tensiona hasta con los mas leales. Si eso es así en el “congreso del kirchenrismo” imaginense que será en la amplia clase media que un día si tres días no. No da para esa forma de paja. Tampoco para la otra a la que es muy afecto el negadorismo militante: jauretchearla. Y si bien todo esto es capitalino y de clase media contra clase media, crea clima para polarizar en contra. Afecta las decisiones del universo PJ y ademas toma a parte de los votantes del GBA aunque se empeñen en negarlo.

9-En fin: para mi el punto es que este es un hito, un PASO EN LA CONSTITUCIÓN DE UNA OPOSICIÓN que se puede llevar puesta al gobierno O GANARLE LAS ELECCIONES, incluso la próxima parlamentaria. Confluyen, de a poco, la calle (esa calle) y un criterio político. Los que decían vos fumá hace unos meses están equivocados.

10- UN COMENTARIO ADICIONAL: a mi me dio la impresion de que la cosa venia pinchada. De las redes no me llegaba tanto. Ahora pienso que el efecto de creación de BURBUJAS se me impuso. Los filtros de la red nos hacen navegar solo entre afines. Lo único que podrimaos hacer para eviatarlo es ponerle me gusta a la opinión diferente sólo para poder saber en que está el otro (esos otros también son patria). Así en las redes como en la vida real?.

1 Temita de Moris que nos hace recordar que a los Kirchenristas nada nos viene peor que las milongas de autocomplacencia y victimización. http://www.youtube.com/watch?v=RT7jFHdQ4Lc.

Breve

Dios nuestro señor nos ha puesto a los Kirchneristas una oportunidad de oro que ya desaprovecharemos: el fallo Griesa, a la larga un “tigre de papel”, como dilía el camalada Mao, podría aprovecharse como punto de apoyo para apalancar una identificación colectiva amplia, que solo deje de lado a los Sturzzzzzzenegger de la vida. Seguro que no la vamos a ver y seguro que si la vemos la vamos a arruinar tratando de hacerla exclusivamente mia.Pero creo que esta servido en bandeja: los opositores al gobierno están ciegos por la victoria momentánea que significa el fallo. No importa si conocen o no que la situación es insostenible a dos meses o dos semanas: su táctica es erosionar un día por que Griesa le mojó la oreja al gobierno y otro porque Moyano ataca a “la prensa libre” y al siguiente porque Moyano la defiende. Tal vez esta oportunidad sea una de las que, inesperadamente, se ofrece para que lo que deducía como posibilidad, salir del Kirchnerismo con más Kirchnerismo. Una convocatoria amplia dejaría en evidencia al núcleo de acero de lo peor de la oposición.

Gran debate gran

Sin desperdicio, muy bueno:http://bit.ly/JkurFD

Esto no esta en el blog (algo más sobre el 8N)

En Pagina 12, las consideraciones sobre el 8 N que inicie en este blog, ampliadas.

Del kirchnerismo se sale con mas kirchnerismo? fundamentos de un interrogante.

Luego del paro leí evaluaciones que no estaban disponibles cuando redacte la entrada anterior. Me hicieron aventurar unas reflexiones que más alla de su énfasis son preguntas y construcciones de preguntas.

1-El mensaje de Cristina fente al paro (en realidad un fragmento muy difundido de ese mensaje) fue una respuesta de varios valores. De un lado no se trató de impugnar el piquete como tal, ni siquiera el reclamo, sino de caracterizar al paro como un apriete y de responderle al hecho en función de esa percepción. En ese sentido sólo cabría objetar algo que la presidenta tematizó en público: actuar como si todos supiera es un problema, hace sentir la necesidad de mediaciones que desde su punto de vista parecen superfluas (y es lo que le da ese aire de suficiencia que luego le critican). Pero,de otro, y aún cuando el paro tuvo algo de apriete (y algo de formación de una fuerza política opositora, y algo de estrategia desestabilizadora) puede negarse que tuvo algo de reclamo económico?. Nadie está tan loco como para hacerlo no?

2- Ese reclamo además de legitimo expresa un desajuste estructural (o varios, pero yo quiero señalar el que sigue). El que implica el desencuentro entre Kirchnerismo y sindicalismo. Si en el fondo del paro, y en el fondo del ensanchamiento de la protesta del 8N, además de las cuestiones “liberales” y de los resentimientos de clase y status del “medio pelo” y “la oligarquía”, hay un reclamo, este es económico y atañe a la siguiente cuestión de fondo: como se administra la crisis mundial, sus expresiones en la Argentina sin resignar mejoras que trajo el Kirchnerismo en términos de distribución del ingreso?. EL sindicalismo no quiere ser el pato de la boda y el gobierno no atina a encontrar otra solución que picotear en la inmensa masa de salarios “pseudoaltos” con impuestos e inflación.
El desajuste estructural es que en la oposición y en las alternativas reales al kirchnerismo todos lo harían peor para el sindicalismo (me refiero a todas las fracciones del sindicalismo y en general a los asalariados). El gobierno de Cristina, el segundo, debe ser uno de los primeros gobiernos en décadas que no transita una caída de la economía largando lastre, permitiendo despidos a mansalva. Se imaginan a Scioli, Binner, Massa, haciendo algo parecido a esto?. Ni siquiera logro imaginarme una izquierda que en el caso absolutamente hipotético de gobernar, no recurra, en el caso de una contracción mundial, a la crítica del corporativismo sindical a la necesidad de subordinar lo “social a lo político” (de Kronstadt a los kulaks y el stajanovismo, de Brandt a Felipe Gonzalez me sobrarían los ejemplos de pedidos de sacrificio a la propia en base en todas las claves rojas y rosadas que se les ocurran: esos tipos también ajustan y cuando lo hacen en orden revolucionario no sabes que cacao que arman!).
El desajuste estructural es que el Kirchnerismo termina criticando la movilización social-salvo la distinción hecha por la presidenta-, jerarquizando las protestas de forma tal que parece que, en el límite, solo el hambre biológico es causal legítimo y pidiendo que todo funcione delegativisimamente (“aguante pueblo” estamos luchando pintaban los jóvenes radicales en los años 80).
Pero como ya dije, no me imagino a ninguna de las elites disponibles con capacidad de hacerlo mejor. En cambio si me imagino al Kirchnerimso, contra las cuerdas, desempolvando una reforma tributaria. Tengo más razones para creer en esto que en las vacuidades enunciativas y gestionarias del resto(también hay posibilidades peores). Del Kirchnerismo se sale con más Kirchnerismo.
Yo se que Sol Prieto, tal vez no quiso decir nada de esto, y también se que Manuel Bargés (el tipo que más piensa el peronismo desde su positividad ontológica) tampoco avalaria estas líneas. Pero esto es algo de lo que se me ocurrió leyendo sus blogs. Leánlos: tal vez se les ocurran que mis preguntas no son tan infundadas, tal vez se les ocurran mejores preguntas.

El paro (desde el escritorio parece fácil)

El mensaje de una jubilada pro-gobierno en una radio ayuda a intuir la lógica de las acciones políticas tal como se despliegan en el generalizado cinismo contemporáneo. La señora, que se manifestaba contra el paro reclamaba su cuota-parte bajo la forma de “hacer bien las cuentas” y decía: “espero que a nosotros si nos aumenten”.
Con dos salvedades importantes prosigo este comentario. La primera es que es obvio que es facilísimo escribir y pontificar cosas sin ser funcionario. La segunda es que a esta hora (23 55 del día del paro) hay un dato clave: el consumo eléctrico que refleja la producción industrial fue casi normal, con lo que queda clara la parcialidad del paro. Mas allá de esto el paro existió, reflejó algo y obliga a pensar.
Hay inflación que carcome el salario. En las posiciones laborales más bajas eso significa que trabajar es cada vez mas caro para el trabajador, que paga con horas de trabajo y de viaje, con salud y con obediencia. En las posiciones mejor pagas eso significa la impotencia que se cifra en el “no hay guita que alcance”, uno de los sentimientos de frustración más biliógenos que puede existir. Hay impuestos que suenan injustos cuando tributas como un ejecutivo, pero ganas como un pinche. Hay una generación entera de nuevos trabajadores que tiene otro piso histórico de demandas: para ellos el desempleo ya fue. Pero también hay desempleo en alza. Leve pero preocupante. Nadie sabe como la gente calcula, nadie sabe si en González Catán o en Palermo entienden o no y cómo los movimientos de la bolsa de NY, pero si se sabe que mucha gente se la ve venir, cuando viene buena, y cuando viene mala. Todo eso se mueve detrás del paro y a su favor.
Hay un gobierno que produjo avances laborales, salariales y sociales en general. Insuficientes, pero avances al fin en una historia de decenas de años de retrocesos en cada uno de esos planos. Hay bloqueo de las posiciones endeudadoras. Hay efectos de empoderamiento económico y social. En la mutación estructural de la sociedad argentina, a la que la pobreza llegó para quedarse hace mucho tiempo, por eso se ganó el nombre de estructural, las posiciones sociales son, mas que posiciones, movimientos, sprints ascendentes y descendentes en un italpark que cada década cambia de diseño. Allí emergen mil matices de clases medias que no se parecen en nada, pero se unifican en la experiencia de la mejora, en un relativo control del futuro, en el acceso a servicios y posibilidades que 10 años atrás eran imposibles. Hay obras que no se hicieron en décadas y deterioros que se gestaron esas mismas décadas y ni dejan de valorarse las mejoras ni dejan de efectuarse los reclamos. Todo eso se pone en juego cuando se mira con desconfianza las alternativas anti-gobierno.
Hay dirigencias corporativas que buscan, en cualquier oportunidad, su rédito. No tienen amigos, confrontan y acuerdan, los gobiernos pasan y ellos quedan. Y si sus acciones son parte de una suma que desestabiliza o fortalece a esos gobiernos son situaciones que desde el punto de vista de esas dirigencias se “gestionan”.
Creo que para quienes acordamos con los avances que produjo este gobierno, y no vemos alternativas mejores para sus limites, se podía apoyar o no el paro (algunos habrán hecho de tripas corazón y otros viceversa). Y digo que se podría apoyar por que no le podría decir a nadie que cuestione la estructura impositiva, “quédate piola”. Pero en última instancia es lo de menos. Es un paro político, como todo paro general, pero no todo lo que estuvo a su favor esta definitivamente alineado. Muchísimo más que en el caso del 8N sus bases no son natural ni eternamente antigobierno.
Lo que no se puede hacer, entonces, es aplaudir el conformismo, criticar el método e ignorar los problemas, culpabilizar a las víctimas, razonar sobre prontuarios y coherencias, sobrar a los reclamos, apoyar por que si, al paro, por el nominalismo de la clase trabajadora o el pueblo de Perón, al gobierno, por el nominalismo del proyecto. Es indudable que en la oposición hay gente que apuesta a todo: al mejor candidato posible, a la unidad opositora, al relevo traumático, a que el gobierno escupa sangre, a que todos le respondan con el bolsillo. También es indudable que el sindicalismo esta haciendo, junto con su cálculos políticos, su trabajo y que era demasiado fácil ser oficialista cuando no había ni oposición ni problemas. De ese cruce de circunstancias y de esas intención no desplegada ni aclaradas surge lo que desde el kirchnerismo se señala como falta de oportunidad. Pero hay que aguantársela. En una dinámica de conflictos cruzados el gobierno gano a varias puntas el año pasado. En una situación de estrechez económica y de falta de perspectiva electoral te caen cachetazos de todos lados en la misma proporción que antes te hacían ojitos. Tenés a los sindicalistas movilizando/respondiendo a sus bases y haciendo su negocio. Tenés a la jubilada que sabe/quiere creer que su apoyo vale y exige retorno.
El paro tuvo repercusión heterogénea. Pero desde ya es una herida para el gobierno: nunca le habían hecho un paro general y en la movida se consolidaron odios sin retornos. Observando algunas reacciones puede intuirse una recomposición de los apoyos del gobierno que no solo implica el tipo de sindicalistas, sino, también, el de las audiencias. El paro dividió al espíritu opositor pues una parte de elle hace asco a los piquetes, y mucho más a la forma que tomaron en estas circunstancias.
A uno le gustaría que la respuesta del gobierno al panorama en que se inscriben el paro y el 8N no sea ni el automatismo, ni hablar con el corazón, ni se relaje en hipótesis metafísicas sobre la lluvia y el escampado, o aspire al retorno del Señor como “Sol de Justicia» (Malaquias 4:2). Hay mucha política para hacer: desde la comunicación hasta los gestos que ordenen la disputa sucesoria o autosucesoria, desde la política económica hasta la institucionalización de los rasgos que le den al piso histórico del futuro el tono de las mejores cosas del kirchnerismo.